lunes, 13 de febrero de 2017

Rollitos de canela (cinnamon rolls)

Desde que me dedico a la repostería, he visto y probado en mis "carnes", varias recetas de rollitos de canela y después de mucho hacer y mucho probar, creo que esta es la mejor. He usado como receta base esta, pero he añadido algunos cambios que me parece que mejoran la receta, ya que en mi caso uso una mezcla de azúcar y azúcar invertido, lo que hará que nuestros rollitos duren más tiempo tiernos, aunque ya os digo, que con lo ricos que están no durarán ni un día!


Ingredientes:

Para la masa:


  • 530 gramos de harina
  • 30 gramos de azúcar blanco
  • 24 gramos de azúcar invertido
  • 6 gramos de sal
  • 125 gramos de mantequilla
  • 125 gramos de leche
  • 250 gramos de nata
  • 14 gramos de levadura fresca prensada
  • 1 cucharadita de vainilla o un sobre de azúcar avainillado
  • 3 yemas de huevo

Para el relleno:

  • 150 gramos de mantequilla
  • 50 gramos de azúcar moreno
  • Canela al gusto

Para el glaseado:

  • 3 cucharadas de azúcar glas
  • 1-1/2 cucharadas de leche

Esta receta es para vagos totales. No necesita amasado y podéis hacer la masa por la noche y por la mañana montáis los rollitos, dejáis que leven, cocináis y listo.
Calentamos la leche, la nata y la mantequilla en el microondas levemente, ya que si la calentamos mucho, corremos el riesgo de que la levadura muera. Lo ideal es un poco por encima de la temperatura corporal, unos 40 º. Añadimos la levadura y revolvemos hasta que se integre. Agregamos las yemas.
En un bol, mezclamos el resto de los ingredientes y, una vez integrados, agregamos la mezcla anterior. Nos quedará una masa pegajosa, pero no añadáis más harina, tiene que quedar así. Tapamos con un film y dejamos que la levadura actúe una hora. Después la metemos en la nevera hasta el día siguiente, tapada con film.
En mi caso, decidí dividir la masa en dos para poder hacer dos hornadas, así tardan menos en subir, ya que es menos cantidad de masa de cada vez y tengo desayuno/merienda para 2 días, pero podéis hacerla toda.
Preparamos el relleno, derretimos la mantequilla, añadimos el azúcar moreno y la canela. Como siempre os digo, imaginación al poder, podéis usar nueces, pepitas de chocolate, Nutella®, Oreos®...
Estiramos la masa sobre una superficie enharinada, veréis que se estira muy bien y que no se pega. Con la ayuda de una cuchara, esparcimos el relleno por la masa, llegando bien a los bordes. Enrollamos la masa apretando lo máximo que podamos y eliminando el exceso de harina si lo hubiera. Cortamos los rollitos de unos 2 centímetros y los colocamos en una bandeja o molde apto para hornear muy bien engrasado, puede ser un molde de cupcakes, unos ramequines o un molde de tarta como el que yo he usado. Sea cual sea el molde por el que os decidáis, tened en cuenta que la masa crecerá, así que dejadle sitio para ello. Tapamos con film y dejamos reposar una hora.
Precalentamos el horno a 160ºC. Pincelamos los rollitos con leche y horneamos unos 35-40 minutos o hasta que empiecen a dorarse. Tened en cuenta que este tiempo es para la mitad de la masa, a más masa, más tiempo de cocción. 
Sacamos los rollitos a una rejilla y dejamos que se templen, no os digo que se enfríen de todo, porque se que no podréis esperar!!!! Preparamos el glaseado y lo esparcimos por encima de los rollitos. Y a disfrutar!!!


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Blogging tips