lunes, 23 de enero de 2017

Cheesecake de frutas del bosque sin horno

Hoy vamos a dejar el chocolate de lado y vamos a hacer esta cheesecake superfresquita, untuosa pero ligera a la vez. Su sabor me recuerda mucho al Petit suisse que comen los niños y la verdad es que no soy muy fan de los frutos rojos pero el sabor me ha gustado mucho... y a mis padres más todavía!!

Ingredientes:


  • 350 gramos de frutas del bosque congeladas (yo las compro en el lidl), una vez trituradas y pasadas por un colador nos darán unos 170 gramos de puré de frutas del bosque que es lo que necesitamos.
  • 400 gramos de queso crema
  • 4 hojas de gelatina
  • Agua fría para hidratar la gelatina
  • 150 gramos de nata vegetal
  • 150 gramos de azúcar blanquilla
Para la base he hecho un bizcocho, cuya receta os muestro aquí. He dibujado la base circular de mi molde en un papel de horno y con la masa de bizcocho en una manga, lo he escudillado hasta rellenar el dibujo. También he hecho la tira de bizcocho que decora la parte exterior de la cheesecake, pero eso os lo enseñaré otro día. También podéis hacer una base de galletas y mantequilla.
Para el cheesecake, pondremos a hidratar las hojas de gelatina en agua fría y reservamos. Ponemos a baño maría, a derretir el queso crema con el azúcar. Cuando la gelatina esté hidratada,retiramos el agua, y la metemos unos segundos en el microondas hasta que se derrita. La agregamos al queso crema y revolvemos. Reservamos hasta que coja temperatura ambiente. Montamos la nata y agregamos poco a poco el queso crema. Por último agregamos el puré de frutas. Dejamos en la nevera toda la noche para que adquiera consistencia. 
Para decorar, he usado unas pocas fresas frescas cortadas a lo largo que he mezclado con una cucharada de mermelada y un chorrito de agua caliente.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Blogging tips