lunes, 12 de diciembre de 2016

Tartaletas de crema pastelera y manzana

En cuestión de dulces, siempre se debe pensar en que ingredientes se llevan bien entre ellos, y si hay una combinación de toda la vida, es la manzana y la canela. Es universal. Estas tartaletas tienen ese sabor de siempre, una masa quebrada crujiente con un ligero toque de vainilla, una crema pastelera suave y especiada y la dulce manzana. Tengo la suerte de que mi abuela tiene manzanos, y esta variedad es muy rica y dulce, la "red winter" que os vale para hacer infinidad de postres, como bizcocho de manzana, brownie de manzana... pero hoy haremos estas tartaletas desde cero!



Ingredientes:

Para la masa quebrada:
  • 300 gramos de harina floja
  • 150 gramos de mantequilla fría cortada en taquitos
  • 75 gramos de azúcar
  • 1 huevo y una yema
  • 1 cucharada de agua fría
  • 1 sobre de azúcar avainillado o una cucharadita de extracto de vainilla
Para la crema pastelera:
  • 250 mililitros de leche
  • 20 gramos de harina de maíz o almidón
  • 60 gramos de azúcar
  • 1 huevo y una yema
  • 1 sobre de azúcar avainillado o una cucharadita de extracto de vainilla
  • 1 ramita de canela
Para las manzanas:
  • 1-2 manzanas tipo "red winter"
  • Zumo de limón
  • 1 cucharadita de canela en polvo
  • 1 chorrito de agua o zumo de naranja
  • Una nuez de mantequilla derretida (opcional)

Para la masa quebrada, en un bol, mezclamos harina y mantequilla. La desmigamos hasta que se integre. Es muy importante que la mantequilla esté fría y que la textura, una vez integrada sea como arenosa. A continuación, mezclamos el azúcar con el azúcar avainillado o el extracto de vainilla. Después, el huevo o la yema e integramos. Es importante no amasar mucho, os aconsejo hacerla a mano. Por último, agregamos el agua bien fría, poco a poco, porque es posible que la masa no os la admita toda. Hacemos una bola, cubrimos con film y dejamos reposar en la nevera, una media hora, o hasta que se endurezca.
 Estiramos entre dos papeles de horno, cortamos con un cortador circular de diámetro un poco superior al de la tartaleta y vamos acomodando la masa. Cortamos el sobrante y pinchamos con un tenedor. Dejamos reposar en la nevera otra media hora. Horneamos alrededor de 15 minutos a 180ºC o hasta que estén doradas. Dejamos atemperar en una rejilla y pintamos con clara de huevo o chocolate blanco, para que cree una capa anti humedad, que hará que la tartaleta no se reblandezca al echarle la crema pastelera.


Para la crema pastelera, ponemos la fuego la leche aromatizada, en este caso,con la ramita de canela y con vainilla,pero puede ser con piel de limón y piel de naranja u otras especias, lo que más os guste. En un bol, echamos el huevo y la yema y mezclamos con el azúcar y la harina de maíz o el almidón. Cuando la leche esté caliente, echamos poco a poco en la mezcla con los huevos, colándola para quitarle la canela, y volvemos a poner al fuego hasta que espese. Se le puede añadir una nuez de mantequilla para enriquecerla. Tapar con un film a piel y dejar enfriar a temperatura ambiente.

Para las manzanas, las lavamos bien, ya que las comeremos con piel. Las descorazonamos y las cortamos lo más fino que podamos, en mi caso lo he echo con una mandolina, que es lo más cómodo, pero si no tenéis, podéis hacerlo con un cuchillo bien afilado. Reservamos en un bol, con un chorrito de zumo de limón, lo que hará que no se oxiden, la canela en polvo y un chorrito de agua o zumo de naranja y mezclamos. Podemos añadir mantequilla derretida para que las láminas tengan más elasticidad. Reservamos.

Cuando las tartaletas estén frías, rellenar con la crema pastelera y colocar las láminas de manzana cortadas a la mitad, como si fuesen una rosa. Horneamos 5 minutos a 180ºC. Esperamos que se enfríen encima de una rejilla y espolvoreamos con azúcar glas.





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Blogging tips