sábado, 25 de marzo de 2017

Pizza César con masa casera

Hoy vamos a hacer pizza desde cero. La masa que queda tierna y esponjosa es una receta de Lorraine Pascale, que me encanta y os diré un truco... funciona igual de bien aunque no la dejéis reposar!!! así que para los que vais justitos de tiempo os viene muy bien. Como siempre os digo, yo esta vez haré una pizza inspirada en la ensalada césar, pero podéis hacerla con los ingredientes que tengáis por casa.




Ingredientes (para la masa):


  • 250 gramos de harina blanca de fuerza (yo usé mitad y mitad, harina blanca de fuerza y harina integral de espelta)
  • 1 cucharadita de sal
  • 1/2 cucharadita de levadura seca de panadero ( o media pastilla de levadura fresca)
  • 125-145 mililitros de agua templada (yo usé 125 solamente, pero dependerá de la harina que uséis)
  • 30 mililitros de aceite virgen extra

Para la pizza:

  • Mezcla de 4 quesos rallados
  • Bacon en tiras
  • Rúcula
  • Queso de cabra en medallones (uso el del lidl)
  • Salsa césar (yo usé la de calvé)

En una jarrita calentamos el agua a unos 40 grados y echamos la levadura para que se disuelva.
Por otro lado, en un bol, mezclamos la harina, la sal y el aceite. Añadimos la mezcla de agua y levadura e integramos. Amasamos durante unos minutos y dejamos reposar. Si tenéis tiempo, la dejaremos reposar unos 30-40 minutos, pero yo la he usado directamente y el resultado es muy bueno.
Precalentamos el horno a 220º C. 
Extendemos la masa sobre una placa con papel de horno, la extiendo ahí directamente porque no me gusta tener que limpiar toda la encimera.
Una vez estirada, ponemos el queso rallado. Os sorprenderá que no le eche tomate a la pizza, pero con todo lo que lleva y la salsa no me parecía que pegase mucho. Por encima el bacon y el queso de cabra. 
Horneamos unos 15-20 minutos. Sacamos a una rejilla, y echamos un chorrito de salsa César generoso y por encima un puñado de rúcula. Servimos y a disfrutar!!






miércoles, 15 de marzo de 2017

Macarons de Oreo®

Los macarons son complejos, me ha costado sudor y lágrimas conseguir una receta que me funcione y que sea relativamente sencilla. Una vez que encuentras, puedes modificarla, dentro de una lógica, para hacer diferentes tipos de macarons. Así fue como di con estes macarons de oreo®, después con los de moka, los de avellana y cacao... pero eso será en futuras publicaciones!!!
Los macarons tienen siempre la misma base, un merengue. En este caso es un merengue normal, osea clara de huevo y azúcar blanquilla, batido hasta punto de nieve. Hay recetas en las que se envejecen las claras (guardadas en un cuenco tapado con film 24 horas en la nevera), en mi caso no lo he hecho, pero tened en cuenta que deben estar a temperatura ambiente. Y si queréis un merengue más consistente, por si las moscas, podéis añadir una cucharadita de cremor tártaro, aunque a mi tampoco me ha hecho falta.





Ingredientes (para los macarons):



  • 30 gramos de azúcar blanco
  • 50 gramos de clara de huevo
  • 1 pizca de sal
  • 110 gramos de azúcar glas
  • 60 gramos de almendra molida
  • 4 galletas Oreo® sin relleno

Para el relleno:


  • 60 gramos de nata vegetal (ya contiene azúcar y vainilla)
  • 4 galletas Oreo®
  • 1 cucharada de cacao en polvo sin azúcar
  • 20 ml de leche


Lo primero será triturar, ya sea en un molinillo, trituradora o robot de cocina, la almendra, las galletas Oreo® y el azúcar glas. Es importante triturar siempre los frutos secos con el azúcar glas, ya que con la fricción de las cuchillas podrían soltar sus aceites naturales y no nos interesa. Trituramos hasta obtener un polvo fino, lo tamizamos y lo reservamos en un bol aparte.
Por otro lado haremos el merengue. Siempre me gusta añadirle a las claras una pizca de sal para que monten mejor. Empezamos a batir, y cuando empiecen a espumar, añadiremos poco a poco el azúcar, hasta que quede un merengue firme.
Con una lengua repostera, iremos añadiendo a nuestro merengue la mezcla anterior de almendra, azúcar glas y galletas Oreo®, siempre con movimientos envolventes y con suavidad, ya que no queremos que nuestro merengue pierda aire. 
Una vez integrada toda la mezcla, haremos la prueba para saber que está bien. Con la lengua repostera, cogemos un poco de masa y la dejamos caer, si cae en forma de cinta, estará perfecta. 
Echamos la mezcla en una manga con boquilla redonda (como la número 10 o 12 de wilton) y preparamos una placa metálica con papel de horno. Podéis dibujar los círculos en el papel y darle la vuelta si así os resulta más fácil (con el dibujo hacia abajo). También hay quién usa un tapete especial para macarons. Esta receta está pensada para macarons pequeños, si el tamaño de vuestro macaron es mayor, el tiempo de cocción también será mayor, tenedlo en cuenta.
Hacemos círculos con la masa de 1 centímetro o 1 centímetro y medio hasta terminar la masa. Dejamos caer la placa sobre la encimera varias veces hasta que la superficie comience a alisarse (sin burbujas y sin picos) y dejamos reposar entre 30 minutos y 1 hora. El tiempo de espera depende de vuestro clima, aquí en Galicia, al tener mucha humedad ambiental, suele ser de 1 hora. Sabremos que están listos, cuando al tocarle con el dedo, la masa no se nos quede pegada. 
Precalentamos el horno a 150ºC. Horneamos unos 14 minutos o hasta que el merengue esté seco. Es muy fácil que se pasen de cocción, os lo digo por experiencia, porque os descuidáis y se os quedan tostaditos. Si dudáis si están cocidos o no, dejadlos en el horno hasta que este se enfríe, y con el calor  residual se secará el merengue, os aconsejo dejar la puerta del horno entreabierta y no perderlos de vista.
Los sacaremos del horno a una rejilla y muy importante, no podemos despegarlos hasta que se enfríen por completo, si no se os quedará todo pegado al papel de horno (también por experiencia).
Ahora haremos el relleno. Trituramos las galletas Oreo® y las mezclamos con el cacao. Montamos la nata y le añadimos la mezcla anterior, intercalando con la leche. Enmangamos con una boquilla de estrella. Rellenamos los macarons.




lunes, 13 de marzo de 2017

Como hacer el escudo del F.C. Barcelona de fondant

Hola, hoy os enseñaré mis trucos para hacer el escudo del Barcelona. Con estas pautas también podréis hacer todos los escudos de fútbol, es un poco más laborioso, pero me gusta mucho más el resultado que comprar una oblea y pegársela a la tarta, y todos los que hagáis tartas artesanales estaréis de acuerdo conmigo.

Necesitaremos:


  • Fondant negro
  • Fondant color café
  • Fondant amarillo
  • Fondant rojo
  • Fondant blanco
  • Fondant azul
  • Fondant granate

Utensilios:


  • Papel con el escudo dibujado
  • Tijeras
  • Bisturí
  • Rodillo para fondant
  • Pegamento para fondant
  • Un pincel
  • Tapete para cortar
  • Base de cartón para tartas
  • Rotulador comestible negro
  • Bolillo fino
  • Paciencia 

Lo primero será coger un folio o papel y un rotulador, buscar una imagen del escudo en internet en la que se vean todos los detalles muy bien y que sea de un tamaño adecuado a nuestra tarta. Pincháis en ver imagen o descargar imagen para poder verla en pantalla completa y con paciencia y buen pulso la copiáis el el papel. También podríais imprimirla pero no tengo impresora en casa, así que me decidí por este método.
Ahora preparamos todos los utensilios. Si no tenéis pegamento para fondant, podéis pegar las piezas con un poco de agua o hacer un pegamento casero con esta receta o simplemente en un poco de agua, dejamos que un trocito de fondant se deshaga y también nos servirá.


















Recortamos el escudo de la hoja de papel. Si os fijáis en los colores, la primera capa es negra, así que será la primera que haremos. Estiramos el fondant sobre el tapete, con el que yo tengo, no necesito usar ni azúcar glas, ni maicena ni manteca vegetal, porque no se me pega, pero si en los vuestros se os pega, echadle. Colocamos la plantilla encima y cortamos con el bisturí. Retiramos en la base de cartón. 

Ahora vamos con la siguiente capa, que será la de café. Recortamos hasta ella y repetimos el proceso, estiramos el fondant y cortamos con el bisturí. Colocamos encima de la parte negra que hemos cortado anteriormente. No me gusta pegar las partes hasta tenerlas todas cortadas, porque me parece que así encaja todo mejor, y una vez que se pega es difícil volver atrás.


Vamos recortando las siguientes piezas de nuestro escudo, la siguiente es la zona de arriba donde está la cruz y las rayas verticales. En esa pieza, hice una base blanca con la pieza entera, y fui cortando las demás, pero podéis hacerlas directamente. Al tener la base de la pieza completa nos será más fácil ir pegando las líneas verticales y como en los pasos anteriores, recortamos la pieza en fondant y vamos cortando las piezas que la componen y disponiéndolas encima de la base de cartón.

La siguiente pieza es la del balón. Como en la de arriba, he hecho una base, en este caso azul, y he ido pegando las líneas granates, recortando de la plantilla. Para el balón, lo he recortado y lo he puesto encima de un trozo de fondant color café estirado. Con un bolillo fino o un lápiz, pasamos por encima de cada línea suavemente para que esto deje marcado el fondant. Retiramos la plantilla y pintamos las líneas con el rotulador comestible negro.



Por último, recortamos las letras.
Ahora toca montar el escudo completo. Tanto si usáis pegamento comestible como agua, tened siempre a mano un trozo de papel, para evitar el exceso de líquido. Cada vez que mojemos el pincel en el agua o pegamento, retiraremos el exceso con el papel. Pegamos poco a poco las piezas, respetando las separaciones entre ellas.




Es laborioso como os dije, pero el resultado no podía gustarme más!!!
Espero que os guste!!!
Para cualquier duda que os surja, aquí estoy para ayudaros.
Un saludo!


miércoles, 8 de marzo de 2017

Muffins de calabaza saludables

Ya no tenéis excusa... No, no hay nada que me podáis decir que os valga!!! Con esta receta podéis seguir vuestra dieta al pie de la letra. Es una receta de muffins superjugosos, sin azúcar y con el aporte de fibra de las semillas de lino y la harina integral de Espelta. Además con este relleno de queso crema y las especias mmm... También es una manera de usar calabaza en recetas dulces, ya que a menudo solo hacemos puré de calabaza y poco más. En serio, es el mayor descubrimiento desde la Carrot cake.


Ingredientes (para 6 muffins):


  • 2 huevos M
  • 75 gramos de harina integral de Espelta
  • 50 gramos de sirope de Agave
  • 1 cucharada generosa de especias Especuloos (si no tenéis esta combinación podéis hacerla en casa con esta receta )
  • 50 gramos de semillas de lino
  • 100 mililitros de aceite de girasol
  • 200 gramos de puré de calabaza (calabaza asada y triturada)
  • 2'5 cucharaditas de levadura química

Para el relleno de queso crema:

  • 100 gramos de queso crema (se puede usar light)
  • 1 cucharada de sirope de Agave
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • 1 cucharadita de leche desnatada






Yo he asado la calabaza en el horno, porque si se cuece, absorbería mucha del agua de cocción y podría modificarnos la receta. Simplemente puse la calabaza cortada a la mitad en una bandeja de horno sin nada (ni aceite, ni sal) y la he cocinado unos 45 minutos a 180 ºC. Este tiempo dependerá de lo grande de la calabaza, sabremos que está lista, cuando al pinchar con un tenedor esté blanda.

Para los muffins, precalentamos el horno a 180ºC. 
En un bol, mezclamos el aceite, con el sirope de agave y los huevos e integramos bien. 
Añadimos el puré de calabaza y seguimos mezclando. 
Agregamos las semillas de lino y tamizamos la harina con las especias y la levadura.
Mezclamos hasta que la mezcla esté homogénea. 
Preparamos el molde de magdalenas con las cápsulas, en este caso he escogido las cápsulas originales de los muffins, y las llenamos hasta la altura del molde de metal.
Horneamos unos 25 minutos a 180ºC. Al llevar mucha calabaza, son unos muffins muy húmedos, con lo cual, cuando pinchéis con el palillo, os saldrá húmedo, pero si no os sale masa pegada en el, estarán listos.
Los dejaremos enfriar en una rejilla hasta que estén completamente fríos.
Para el relleno, en un bol, mezclamos todos los ingredientes. Echamos la crema en una manga pastelera con boquilla para rellenar, pinchamos en el medio de cada muffin hasta prácticamente llegar al fondo y apretamos. Con la presión, la crema irá llenando el muffin hasta arriba. Sed generosos que le queda de muerte!!!




 


Probadlos, os encantarán!!!

jueves, 2 de marzo de 2017

Cookies de chocolate blanco, arándanos secos y chía

Las cookies son muy versátiles. Se pueden hacer con infinidad de combinaciones, pero todas las recetas deben tener una lógica, sino no os saldrán. Hace unos meses leí este artículo que me encantó, dónde nos descubren la realidad científica de la receta y el porqué de cada ingrediente. En esta receta he querido ir más allá y descubrir una fórmula en la que no haga falta huevo, perfecta para todos los intolerantes a este ingrediente, y en la que he sustituido parte de la harina por semillas de chía, un superalimento donde los haya, con grandes cantidades de omega 3, antioxidantes, magnesio y multitud de vitaminas. También he añadido harina de maíz refinada (maicena) lo que hará que nuestras cookies estén crujientes por fuera y blanditas por dentro. A esto también contribuirá la levadura en polvo, que ayudará a que crezcan en el horno junto con el bicarbonato.



Ingredientes:

  • 200 gramos de harina de trigo
  • 50 gramos de semillas de chía
  • 1 cucharadita de levadura en polvo
  • 1 cucharadita de bicarbonato
  • 1 cucharadita de sal
  • 130 gramos de mantequilla
  • 100 gramos de chocolate blanco
  • 130 gramos de azúcar moreno
  • 20 gramos de harina de maíz
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • Pepitas de chocolate blanco al gusto
  • Arándanos rojos secos picados

 Como estas cookies necesitan reposo, no precalentaremos el horno de momento.
Lo primero será mezclar los ingredientes secos en un bol, la harina de trigo, las semillas de chía, la levadura, el bicarbonato, la sal y la harina de maíz. Por otro lado, fundiremos la mantequilla con el chocolate blanco en el microondas o al baño maría. Yo lo hago siempre en la función de descongelar de mi microondas y voy de minuto en minuto revolviendo, en un par de minutos lo tendréis listo. Una vez derretido, lo mezclamos con el azúcar moreno y la vainilla hasta que se integre bien. A continuación, añadiremos los ingredientes secos, poco a poco para que se integren bien, yo empecé a mezclar a mano con unas varillas y después me pasé a una lengua repostera. Por último, añadiremos las pepitas de chocolate blanco y los arándanos rojos secos picados. Cuando la mezcla esté homogénea, la pasamos a un film y la dejamos reposar en la nevera una media hora. Los más puristas dirán que repose unas 24 horas, pero cualquiera espera!!!
Pasados 20 minutos, precalentaremos el horno a 180ºC durante los 10 últimos minutos.
Sacamos de la nevera y hacemos bolitas de masa. Hay que tener en cuenta que se expandirán en el horno debido a la mantequilla, así que dejad separación entre ellas al colocarlas en la placa de horno. Aplasto ligeramente las bolitas y las decoro con un poco más de arándanos picados y de pepitas de chocolate. Horneamos uno 15 minutos a 180ºC. Al sacarlas del horno son muy frágiles, así que las dejaremos enfriar por completo en una rejilla. Y a disfrutarrrrrrrr.



Blogging tips