miércoles, 22 de febrero de 2017

Flan de queso y yogur

Cuando hice por primera vez este flan, no sabía que nombre ponerle, porque es más untuoso que un flan, casi como una tarta de queso, por eso dudé al ponerle el nombre. Os va a encantar la textura, lo ligero que es y lo fácil que resulta hacerlo. Además, como siempre os digo, yo lo hago con estos ingredientes, pero mientras utilicéis unas proporciones parecidas, podéis modificar la receta para hacerla a vuestro gusto, ya sea con otro tipo de yogur, ya sea natural o con sabores o sustituyendo el queso fresco batido, por queso crema o por nata, o por la mezcla de los dos, ahí a vuestro gusto!! También deciros, que no le eché caramelo, porque personalmente no me gusta, pero podéis echárselo como a cualquier flan.

Ingredientes:


  • 3 yogures griegos sin azúcar (125 gramos cada uno)
  • 500 gramos de queso fresco batido (yo usé uno que hay en lidl)
  • 150 gramos de leche condensada
  • 5 huevos
  • 50 gramos de harina de maíz (maicena)
  • Vainilla
Lo primero, precalentamos el horno a 150ºC. Mezclamos en un bol los yogures, el queso fresco batido, la leche condensada y los huevos e integramos bien, hasta homogeneizar la mezcla. Tamizamos la maicena e integramos de nuevo. Por último añadimos la vainilla.
Usé un molde rectangular de 20x18 y lo rocié con spray desmoldante, pero podéis usar uno que tengáis por casa o hacerlos individuales, pero tened en cuenta que variará el tiempo de cocción. 
Ponemos nuestro molde en una rustidera o bandeja más grande que este y con más fondo, rellenamos nuestro molde y con agua hirviendo, rellenamos la bandeja hasta que cubra más o menos la mitad de nuestro molde. Si os resulta más fácil, podéis rellenar la bandeja cuando esté en el horno. 
Cocinamos a baño María unos 45 minutos, y dejamos en el horno hasta que este se enfríe por completo. Después lo enfriaremos en la nevera, mínimo 2 horas.
La forma más tradicional de servirlo es con una generosa cantidad de nata montada.




Espero que lo probéis y me contéis!!!

lunes, 13 de febrero de 2017

Rollitos de canela (cinnamon rolls)

Desde que me dedico a la repostería, he visto y probado en mis "carnes", varias recetas de rollitos de canela y después de mucho hacer y mucho probar, creo que esta es la mejor. He usado como receta base esta, pero he añadido algunos cambios que me parece que mejoran la receta, ya que en mi caso uso una mezcla de azúcar y azúcar invertido, lo que hará que nuestros rollitos duren más tiempo tiernos, aunque ya os digo, que con lo ricos que están no durarán ni un día!


Ingredientes:

Para la masa:


  • 530 gramos de harina
  • 30 gramos de azúcar blanco
  • 24 gramos de azúcar invertido
  • 6 gramos de sal
  • 125 gramos de mantequilla
  • 125 gramos de leche
  • 250 gramos de nata
  • 14 gramos de levadura fresca prensada
  • 1 cucharadita de vainilla o un sobre de azúcar avainillado
  • 3 yemas de huevo

Para el relleno:

  • 150 gramos de mantequilla
  • 50 gramos de azúcar moreno
  • Canela al gusto

Para el glaseado:

  • 3 cucharadas de azúcar glas
  • 1-1/2 cucharadas de leche

Esta receta es para vagos totales. No necesita amasado y podéis hacer la masa por la noche y por la mañana montáis los rollitos, dejáis que leven, cocináis y listo.
Calentamos la leche, la nata y la mantequilla en el microondas levemente, ya que si la calentamos mucho, corremos el riesgo de que la levadura muera. Lo ideal es un poco por encima de la temperatura corporal, unos 40 º. Añadimos la levadura y revolvemos hasta que se integre. Agregamos las yemas.
En un bol, mezclamos el resto de los ingredientes y, una vez integrados, agregamos la mezcla anterior. Nos quedará una masa pegajosa, pero no añadáis más harina, tiene que quedar así. Tapamos con un film y dejamos que la levadura actúe una hora. Después la metemos en la nevera hasta el día siguiente, tapada con film.
En mi caso, decidí dividir la masa en dos para poder hacer dos hornadas, así tardan menos en subir, ya que es menos cantidad de masa de cada vez y tengo desayuno/merienda para 2 días, pero podéis hacerla toda.
Preparamos el relleno, derretimos la mantequilla, añadimos el azúcar moreno y la canela. Como siempre os digo, imaginación al poder, podéis usar nueces, pepitas de chocolate, Nutella®, Oreos®...
Estiramos la masa sobre una superficie enharinada, veréis que se estira muy bien y que no se pega. Con la ayuda de una cuchara, esparcimos el relleno por la masa, llegando bien a los bordes. Enrollamos la masa apretando lo máximo que podamos y eliminando el exceso de harina si lo hubiera. Cortamos los rollitos de unos 2 centímetros y los colocamos en una bandeja o molde apto para hornear muy bien engrasado, puede ser un molde de cupcakes, unos ramequines o un molde de tarta como el que yo he usado. Sea cual sea el molde por el que os decidáis, tened en cuenta que la masa crecerá, así que dejadle sitio para ello. Tapamos con film y dejamos reposar una hora.
Precalentamos el horno a 160ºC. Pincelamos los rollitos con leche y horneamos unos 35-40 minutos o hasta que empiecen a dorarse. Tened en cuenta que este tiempo es para la mitad de la masa, a más masa, más tiempo de cocción. 
Sacamos los rollitos a una rejilla y dejamos que se templen, no os digo que se enfríen de todo, porque se que no podréis esperar!!!! Preparamos el glaseado y lo esparcimos por encima de los rollitos. Y a disfrutar!!!


martes, 7 de febrero de 2017

Cupcakes tarta Sacher

Me encanta la tarta Sacher, creo que es mi tarta favorita. Esta tarta data de 1832, inventada por Franz Sacher en Austria. Es una tarta de chocolate untuosa rellena de mermelada de albaricoque y bañada en chocolate y suele servirse con acompañarse con nata montada.  A menudo he visto esta tarta con dos capas de relleno, una con mermelada y otra de ganache de chocolate o trufa. Esta es la versión que he cogido y la he transformado en cupcakes. Además ya que se acerca San Valentín, he optado por una decoración romántica.


Ingredientes: (para 12-14 cupcakes)



  • 100 gramos de chocolate al 70%
  • 3 huevos a temperatura ambiente
  • 125 gramos de azúcar
  • 50 gramos de almendra molida
  • 75 gramos de harina normal
  • 1 sobre de azúcar avainillado
  • 100 gramos de mantequilla
  • 20 gramos de cacao en polvo sin azúcar
  • 60 mililitros de leche de almendras
Precalentamos el horno a 180ºC calor arriba y abajo. En un bol apto para microondas, pondremos la mantequilla y el chocolate y lo fundimos a temperatura baja y poco a poco para que no se nos queme. Mezclamos hasta que se funda por completo. En otro bol, pesamos los ingredientes secos, la almendra molida, la harina, el cacao, mitad del azúcar y el sobre de azúcar avainillado y le añadimos la mezcla de chocolate y mantequilla fundidos. Añadimos una pizca de sal. Separamos las claras de las yemas y añadimos estas últimas a la mezcla anterior. Incorporamos. Calentamos ligeramente la leche de almendras y añadimos. Por otro lado, montamos las claras con el azúcar restante a punto de nieve. Incorporamos las claras a la mezcla anterior en tres veces. En la primera, hacemos que las dos mezclas se igualen en densidad y no necesitamos que sea con mucha suavidad. En la segunda incorporación, comenzamos a hacerlo con más suavidad y en la tercera incorporación, siempre con lengua repostera y con movimientos envolventes. Preparamos el molde para cupcakes con las cápsulas de papel y, ayudándonos de una cuchara para helados, rellenamos las cápsulas hasta arriba. Al no llevar levadura, no subirán mucho. Horneamos a 180ºC unos 18-20 minutos. Comprobamos siempre hundiendo un palillo en el centro, y si sale seco, están listos. 
Dejamos los cupcakes encima de una rejilla, hasta que se enfríen por completo. 

Relleno:

  • Mermelada de albaricoque
Con un descorazonador, retiramos parte de la masa del cupcake. Echamos 3 cucharadas generosas de mermelada en una manga pastelera, cortamos la punta y rellenamos el cupcake. Tapamos con la masa que habíamos retirado.

Para la trufa:

  • 125 gramos de nata vegetal
  • 2 cucharaditas de cacao en polvo sin azúcar
Siempre uso nata vegetal, la ventaja es que es más estable, se monta mucho más rápido y ya tiene azúcar añadido y un toque de vainilla, con lo cual, al añadirle el cacao no necesitamos endulzar la mezcla. Batimos la nata, y a medio montar, añadimos el cacao tamizado. Terminamos de montar. Con ayuda de una lengua repostera, ponemos en una manga con boquilla redonda mediana. Decoramos los cupcakes con la trufa. Congelamos unos 15 minutos

Para el baño de chocolate:

  • 100 gramos de chocolate al 70%
  • Una cucharada de mantequilla
Derretimos el chocolate con la mantequilla en el microondas, como se ha descrito al principio de la entrada, poco a poco y a temperatura baja. Colocamos la mezcla en un recipiente estrecho. Sacamos los cupcakes del congelador y, dándoles la vuelta, los bañamos en el chocolate. Decoramos antes de que el chocolate se endurezca.





Espero que os guste!


lunes, 6 de febrero de 2017

Panecillos rellenos

Hay noches que no apetece hacer nada de cenar. Un día ajetreado, llegas tarde y no tienes ganas de complicarte, estas 3 recetas de panecillos rellenos son rápidas y admiten un sin fin de variaciones. Os voy a dar unas simples pautas con las que podáis hacer distintos rellenos, no especificaré la cantidad de cada ingrediente que os hace falta ya que es un poco a ojo, según el panecillo o según el pan de molde, si decidís hacer sandwiches, que os cabe.



Para este panecillo, he usado salchichas frescas, queso rallado, salsa de tomate, orégano, ajo y perejil.
Deshacemos las salchichas en un bol y las mezclamos con las especias. No me gusta añadir sal, ya que suelen llevar el suficiente, pero corregiremos si es necesario al final. Freímos las salchichas desmenuzadas y cuando estén doradas, añadimos la salsa de tomate. Rellenamos el panecillo y echamos queso rallado. Servimos.



Para este panecillo, he usado salchichas normales, cebolla, zanahoria, puerro, queso rallado, un huevo, pimienta y orégano. Como os dije al comenzar este post, las posibilidades son infinitas, podéis cambiar las verduras por otras si queréis. Lo primero encenderemos el horno a 180ºC. A continuación, sofreímos las verduras cortadas pequeñas en una sartén. Salpimentamos y añadimos el orégano. Cuando estén pochadas, añadiremos las salchichas y doramos. Para montar el panecillo, en el fondo echaremos un puñado de queso rallado, encima el relleno, dejando hueco para el huevo, lo echamos y metemos en el horno unos 5-7 minutos, dependiendo de como os guste el huevo.


Para el último, no tengo foto, pero os diré igual la receta. Haremos una quiche, que ya sabéis que es recurrente en mis menús. Para ello, necesitaremos, queso rallado, leche, huevos, bacon, cebolla, sal y pimienta. Comenzaremos por encender el horno a 180ºC. Después, sofreiremos la cebolla y el bacon hasta dorarlos. Salpimentamos. Batimos los huevos y la leche (también podríamos usar nata), agregamos queso rallado y la mezcla de bacon y cebolla templada. Horneamos unos 15-20 minutos.


Espero que estas ideas os gusten y que las pongáis en práctica.



lunes, 23 de enero de 2017

Cheesecake de frutas del bosque sin horno

Hoy vamos a dejar el chocolate de lado y vamos a hacer esta cheesecake superfresquita, untuosa pero ligera a la vez. Su sabor me recuerda mucho al Petit suisse que comen los niños y la verdad es que no soy muy fan de los frutos rojos pero el sabor me ha gustado mucho... y a mis padres más todavía!!

Ingredientes:

  • 350 gramos de frutas del bosque congeladas (yo las compro en el lidl), una vez trituradas y pasadas por un colador nos darán unos 170 gramos de puré de frutas del bosque que es lo que necesitamos.
  • 400 gramos de queso crema
  • 4 hojas de gelatina
  • Agua fría para hidratar la gelatina
  • 150 gramos de nata vegetal
  • 150 gramos de azúcar blanquilla
Para la base he hecho un bizcocho, cuya receta os muestro aquí. He dibujado la base circular de mi molde en un papel de horno y con la masa de bizcocho en una manga, lo he escudillado hasta rellenar el dibujo. También he hecho la tira de bizcocho que decora la parte exterior de la cheesecake, pero eso os lo enseñaré otro día. También podéis hacer una base de galletas y mantequilla.
Para el cheesecake, pondremos a hidratar las hojas de gelatina en agua fría y reservamos. Ponemos a baño maría, a derretir el queso crema con el azúcar. Cuando la gelatina esté hidratada,retiramos el agua, y la metemos unos segundos en el microondas hasta que se derrita. La agregamos al queso crema y revolvemos. Reservamos hasta que coja temperatura ambiente. Montamos la nata y agregamos poco a poco el queso crema. Por último agregamos el puré de frutas. Dejamos en la nevera toda la noche para que adquiera consistencia. 
Para decorar, he usado unas pocas fresas frescas cortadas a lo largo que he mezclado con una cucharada de mermelada y un chorrito de agua caliente.
Blogging tips